Lectura y reflexiones del día (9/11/2020)

Lectura del santo evangelio según san Juan (2,13-22):

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.
Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: «Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.»
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.»
Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?»
Jesús contestó: «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»
Los judíos replicaron: «Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.


No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre

fuente: https://www.dominicos.org/predicacion/evangelio-del-dia/9-11-2020/

La Pascua… Jesús sube a Jerusalén  al templo, a la realidad del pueblo judío, se inserta porque su Revelación es continuidad, completamiento  para la Plenitud del Reino. Pero se encuentra el panorama de la deformación de lo que tenía que ser: un mercado, un cumplimiento externo sin alma.

Sólo dos veces se le ve a Jesús  airado: en este pasaje y con los fariseos y sale su ira santa, su indignación, porque aprobarlo, seguir la corriente, sería claudicar de la verdad, porque sabía bien  que  el horizonte de estos judíos y sus dirigentes se había deformado y acomodado al mundo que aparta de Dios: ” el celo por tu Casa me devora”. ¡Esto no puede ser! Destruye las raíces,  la esencia, la realidad del judaísmo y cristianismo, que es un culto bueno (aunque incompleto).

¿Señales?   Todavía interpelan a Jesús, el Señor de los señores : ” destruid este templo y en tres días lo levantaré ” , es Su RESPUESTA  , la respuesta de las respuestas, la definitiva, la que ilumina y da sentido a todo, la que vale la pena escuchar, por la que conviene orientar todo el vivir,  el poseer y el dejar , porque la RESURRECCIÓN es la perla  preciosa, el Tesoro escondido que se nos revela en el Señor Jesús que asume conscientemente todo lo que nos puede separar de su Cruz y de su Triunfo; asume y por eso rechaza esa comercialización de nuestra vida y de su culto para que espabilemos el oído y el corazón ante su SIGNO,  que es garantía real de nuestra salvación. Así los discípulos,  cuando resucitó,  ” se acordaron de lo que había dicho… “. En nuestra historia también hay ese momento de acordarnos y darnos cuenta de que Jesús nos lo había regalado.      

   ¿Soy capaz de reconocer el SIGNO de la Salvación eterna que se esconde tras el desastre que vivimos detrás de nuestros tenderetes?