Lectura y reflexiones del día (13/4/2021)

Lectura del santo evangelio según san Juan (3,5a.7b-15):

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
«Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».
Nicodemo le preguntó:
«¿Cómo puede suceder eso?».
Le contestó Jesús:
«¿Tú eres maestro en Israel, y no lo entiendes? En verdad, en verdad te digo: hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero no recibís nuestro testimonio. Si os hablo de las cosas terrenas y no me creéis, ¿cómo creeréis si os hablo de las cosas celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna».



Lectura y reflexiones del día (12/4/2021)

Lectura del santo evangelio según san Juan (3,1-8):

HABÍA un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo:
«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios».
Nicodemo le pregunta:
«¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabemos de dónde viene ni adónde va. Así es todo lo que ha nacido del Espíritu».


CURSO PARA CATEQUISTAS

Este sábado 10 de abril, ha tenido lugar en la Parroquia de San Fernando, el último de los cursos de formación para catequistas del Arciprestazgo de Gamonal.

En esta ocasión, bajo el título de “Rasgos de la catequesis: Kerigmática y Mistagógica”, el delegado de catequesis de Salamanca, José Ángel Ávila,  junto a la Hna. Julia Blázquez, nos han animado a descubrir el significado de estos conceptos tan intensos e importantes: Kerigma y Mistagogia.

La catequesis Kerigmática, como acción misionera de la Iglesia, destinada a todas las personas que no conocen a Jesús, o a los que aún dentro de la Iglesia, necesitan ese Primer Anuncio.

 A través de tres pasos: testimonio (nuestra presencia), sensibilizar a la conversión (a suscitar interés por el Evangelio), y tiempo de búsqueda y maduración (pre-catecumenado).

Se han descrito los elementos de la catequesis kerigmática:

Estilo narrativo, afectivo, existencial, destacando el carácter salvífico, no tanto doctrinal, y siempre transmitido a través de la experiencia del catequista.

Sobre la MIstagogia, la iniciación mistagógica en la catequesis se inspira en el catecumenado, introduce al creyente en la experiencia viva de la comunidad cristiana. Esta experiencia debe ser progresiva, dinámica, se integra en la comunidad valorando los símbolos, los ritos de la liturgia. En sus diferentes fases llegamos a descubrir el misterio de Cristo e introducirlo a través de las claves del catecumenado.

Todo este proceso de iniciación descubre el carácter litúrgico, ritual y simbólico de los sacramentos (celebraciones, momentos de entrega …) destacando el carácter comunitario, ya que no es sólo el catequista, sino la comunidad la que debe estar presente en esa iniciación y conversión.

La segunda parte del encuentro ha sido totalmente dinámica, de la mano de la hermana Julia, hemos desarrollado distintas formas de catequesis,  en la que se destacan las características que favorecen la espiritualidad del niño: espacio, proceso, relación, fe y espíritu.

Aprender un idioma nuevo, verbalizar la experiencia que tienen, un nuevo lenguaje de historia de salvación.

Importante el lenguaje de parábolas (preguntas y desafíos) y el lenguaje litúrgico (a través de ritos o símbolos).

Para terminar, dos ejemplos de sesiones de catequesis, donde se han puesto en práctica todo lo indicado anteriormente.

Una gran sesión de formación, en la que no sólo hemos disfrutado, sino aprendido juntos.

Muchas gracias la Parroquia de San Fernando por la acogida, a José Ángel y a la Hna. Julia, a la Comisión de Catequesis y a todos los asistentes.

Recordad que “ La Catequesis es el catequista” , tenemos una gran responsabilidad  y necesitamos ser formados  para responder a la llamada del Señor que nos ha confiado esa gran misión.

Nos vemos en el camino…


Lectura y reflexiones del día (11/4/2021)


Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-31):

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegria al ver al Señor.
Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.
Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»
Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»
Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.



Recurso para peques: